No Persigas el Dinero, deja que el te busque…

Dinero
Hace 8 años estuve en un evento en la ciudad de Bogotá con uno de mis oradores preferidos, ROBERTO PEREZ, un argentino espectacular con un mensaje impactante, síguelo…

 

En ese evento él dijo algo que nunca se me olvidó y que a partir de ese día se convirtió para mí en un mantra.

“No persigas las mariposas, embellece el jardín”

¡WAW!, en serio que es de las frases que nunca encontrarás en esos post motivacionales y que jamás te saldrá en una galleta de la fortuna.

¿Qué quiere decir esa frase?

¡Simple!

No debemos enfocar nuestra energía en el resultado, sino por el contrario en nuestros talentos y virtudes, en nuestro potencial y ser cada vez más hábiles en lo que hacemos y por ende el dinero llegará a nosotros sin buscarlo.

Durante casi toda mi vida he sido un obsesionado por ir tras el dinero, solo trabajaba por dinero, me considero una persona interesada, la cual solo hacia cosas dependiendo de cuánto dinero me iba a ganar y como ya saben parte de mi historia esto me trajo muchos más problemas que el dinero que gané por esa mentalidad.

Dinero

Desde hace 5 años aproximadamente cambie mi propósito de vida, descubrí que al enfocarme y hacerlo con amor, sin intereses mezquinos y con pasión, el dinero empezó a fluir de formas nunca antes vistas.

¿Dónde está el truco?

NO PUEDE SER SOLO UN SLOGAN BONITO, DEBE SER GENUINO

He conocido también muchas personas que se ufanan de decir que lo que los mueve es el propósito de ayudar a los demás y trascender en la vida de otros; pero ante los ataques de las deudas, la falta de resultados inmediatos o la frustración, se olvidan del propósito y vuelven a las viejas prácticas de prostituir su propósito.

En mis palabras…

No persigas las palomas en el parque, jamás las vas a atrapar; en cambio, llena tus manos de maíz y ten la paciencia suficiente que ellas solitas se montarán encima de ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Blog De Alejo Ortiz

Scroll al inicio