Amanecerá y veremos.

Hoy desperté muy a.m., tipo 4 de la madrugada y por alguna razón tenía comezón en los ojos o como decía mi abuela, en las vistas.

Esta última semana he tenido mucha rinitis y algo de congestión respiratoria, lo cual hace que despierte con la nariz tapada y una irritación en los ojos impresionante.

El caso es que siendo las 4 de la madrugada me levanto y empiezo a sentir una molestia en los ojos que no se la imaginan.

Era un ardor y un fastidio que no me permitía ver, solo quería rascarme y frotarme los ojos hasta sacarlos de la órbita para limpiarlos con una hidro lavadora.

Sólo quienes sufren de rinitis entienden esta sensación.

En fin, lo que sucedió después fue lo que me impactó y me llevó a reflexionar sobre muchas cosas, y es que después de frotarme los ojos un rato, me levanté de la cama, prendí la luz y cuál sería la sorpresa cuando intenté ver y había perdido la visión en un 90%.

Sólo veía una mancha borrosa y no lograba enfocar nada.

Fue una sensación de ceguera que me recordó el libro de José Saramago llamado ensayo sobre la ceguera en el cual las personas adquieren una extraña enfermedad llamada ceguera blanca.

Logré ponerme de pie y poco a poco fui al baño y me lavé la cara como queriendo retroceder el tiempo y no haberme frotado los ojos de esta manera y cuando trataba de abrirlos seguía con la ceguera blanca.

Me pasó de todo por la cabeza en ese momento.

No voy a poder ver mis proyectos terminados, no voy a ver el próximo capítulo de Juego de tronos, no podré leer la cantidad de libros que tengo por leer y que estaba dejando en la estantería hasta que fuera el momento de retirarme a leer.

No podré ver los atardeceres en Coveñas, ni la neblina en San Vicente y tampoco la risa de mi familia cuando disfrute de todas las cosas que he venido construyendo en este afán por ser alguien y tener algo.

Traté de calmarme y dejar el fatalismo y con mucho cuidado bajé las escalas al primer piso y abrí la nevera donde tenía unas mascaras frías y automedicándome como de costumbre, me puse las gafas congeladas sobre el rostro unos 15 minutos, mi mente se calmó y mis ojos fueron recuperando poco a poco la visión.

El ser humano tiene una fea costumbre de creer que es inmortal.

Que las cosas solo le pasan a otros, que el accidentado es el vecino, que el secuestrado es el de otro pueblo, que el infartado es de otra casa, pero lamento decirte amigo lector, que a todos nos acechan la desgracias y que de un día a otro la vida puede cambiar sustancialmente.

Hoy somos ricos y no lo sabemos porque seguimos persiguiendo la posesión y la fama. Pero la riqueza se configura con salud, paz mental y buenas relaciones.

Cuando nos quitan las cosas que consideramos obvias y que siempre van a estar, es que nos damos cuenta que mientras las tuvimos nunca las aprovechamos.

Feliz Mes de Julio de 2024.

8 comentarios en “Amanecerá y veremos.”

  1. Orare por ti por tu salud y por tu corazón tan grande Dios dará tu victoria a tus ojos vamos q si se puede y q bonita reflexión los aprecio mucho

    1. Patricia González

      Alejo cordial saludo,
      Hace un tiempo tuve ese mismo malestar en los ojos y en mi caso fue por la migraña, es terrible tener la sensación de perder la visión. Dios bendice tu vida y dará salud a tu cuerpo 🙏

  2. Ingry Yamile Mendoza Sierra

    Muy cierto Alejo todo lo que expresas en el artículo.
    Hay un dicho que dice: «Nadie sabe lo que tiene, hasta que lo pierde»
    Por eso debemos valorar la Vida, la Salud, la Familia, ya que son esas Riquezas que el dinero no puede comprar 🙏💕🎉

  3. Marcela Zapata Valencia

    Muchos estamos preparados para muchas cosas que nos generan crecimiento, poder, ganancias, status, etcétera; pero ninguno para perder nada en ningún aspecto. Así como nos preparamos para ganar deberíamos prepararnos para perder así sea poco y parte de ese aprendizaje es valorar y cuidar lo que nos dió la vida. Cuidar ese templo temporal que alberga un espíritu soñador es nuestro deber más importante. Cuidarse y amarse son esenciales. Un abrazo y gracias.

  4. La salud, el primer pilar de la vida. Así es Parcero, es un gran desafío como el de la educación financiera, la educación en nuestra salud que tampoco nos la enseñaron en el colegio o la universidad. Acá estoy a la orden para lo que necesites respecto a la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Blog De Alejo Ortiz

Scroll al inicio