En modo Chimpance

En el libro La Fuerza de la Vida de Tony Robbins, se puede ver como en la actualidad hay tratamientos para la gran mayoría de las enfermedades y procedimientos médicos de alta tecnología, que permiten vivir la vida de una forma más digna.

La medicina de precisión puede ser el nuevo comienzo de la era de la salud y debemos abrir el camino para un cambio total en la prestación de este servicio, incluyendo el de la prevención y el autocuidado.

Desde que entró en vigencia la ley 100 de 1993, más de 100 entidades promotoras de “salud” (EPS) han sido liquidadas, casi todas después de pasar por medidas como la intervención estatal y, según expertos, ninguna de las que pasó a control público pudo salvarse.

Esta semana, la EPS sura con más de 5 millones de afiliados solicitó el desmonte de su servicio y con esto se da una estocada fatal al sistema actual de prestación de servicios de salud en Colombia. Mejor dicho, servicios de enfermedad, ya que el enfoque actual de la salud en el mundo, es atender la enfermedad, no la salud.

Más que ver esto con ojos de pánico (obvio es un tema delicado), deberíamos tener la visión suficiente para crear un nuevo sistema de salud PRIVADO, que permita, no sólo atender la enfermedad, la urgencia y la muerte, sino un sistema diseñado desde el origen para cuidar la salud, que prevenga y defina planes para que las personas no tengan que caer en una camilla por meses, a consumir recursos que podrían ser aplicados de una manera más eficiente en otras áreas.

Enfermedades como:

Leucemia
Enfermedad Renal Crónica
Cáncer de Estomago, de mama, de Colon
Epilepsia
Linfoma de Hodgkin
VIH
Artritis reumatoidea

Entre otras, son las enfermedades que se consumen gran parte del presupuesto que el estado provisiona para la salud de los colombianos y que no alcanza, no es suficiente.

Si bien es cierto que el sistema de salud actual soluciona el problema de cobertura, lastimosamente no garantiza un funcionamiento financieramente estable y libre de corrupción. Lo que sí es cierto es que mejoró sustancialmente el sistema anterior que centralizaba el estado a través del seguro social.

Hoy la discusión sobre la solución ante semejante problema está empañada por sesgos ideológicos y personas que repiten como robots los mensajes que se riegan en las redes sociales y en los grupos de WhatsApp diciendo que la culpa es de Petro, o de Uribe.

Y como aprendí de uno de mis mentores que el que busca culpables busca evadir la responsabilidad, les dejo a continuación cual es mi postura frente a este tema.

Lo primero, es que mi Salud tiene que depender en un 90 % de mí y de mis hábitos y no de un sistema de “salud” paternalista que solo va a tratar mi enfermedad.

Lo segundo, es que pondré mis expectativas en servicios de salud tipo Netflix, es decir, que se paga una mensualidad que me dé derecho a servicios de salud. Al mismo tiempo, tendré la precaución de tener un servicio de emergencia que me ayude en caso de alguna.

Lo tercero, es que no depositaré mi salud en manos del estado, ya que se ha demostrado a lo largo de la historia que el estado y la política es el obstáculo que la misma civilización le coloca al progreso.

Y cuarto, confiare más en Dios y en la naturaleza. Hace poco veía un video en el cual un chimpancé herido en el rostro agarra unas plantas verdes de un matorral y se las refriega en la herida buscando sanarse. La naturaleza es vida y la alimentación es información que le enviamos a nuestro cuerpo.

De ahora en adelante modo chimpancé…

2 comentarios en “En modo Chimpance”

  1. Literalmente eso se busca, como.muchas cosas en colombia existen cientos de personas buscando medicamentos para luego venderlos en el mercado ilegal.
    Aprender a ser más responsables de nosotros es el primer paso.

  2. Rosa Astrid Palacios

    El mejor sistema de salud a nivel mundial se tenía en Colombia, las entidades tienen programas de prevención PyP, pero nosotros estamos acostumbrados a tratar el resultado del mal hábito (la enfermedad) y no a mejorar nuestros hábitos; desafortunadamente somos tan conchudos que delegamos responsabilidades propias a terceros que por que ellos están para servirnos a nosotros. Nosotros y solo nosotros somos responsables de nuestra salud, si primero mejoramos nuestra salud emocional y mental, la salud física no sería un problema. Esta situación actual si tiene mucha responsabilidad en el gobierno pero somos nosotros los que le damos poder al quejarnos tanto con la supersalud sobre su aparente mal servicio y así darle a ellos un motivo para acabarlos. Dejemos de buscar culpables afuera para que nos valla mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Blog De Alejo Ortiz

Scroll al inicio