¿Qué significa ser Rico?

Antes de escribir ésta Reflexión quiero hacer una aclaración y es que no estoy peleado con los lujos ni con las cosas materiales, por el contrario, adoro ir de viaje a los mejores Resort de la Riviera Maya y hace poco estuve un mes completo viajando por Europa, me encanta ir a un buen restaurante y sobre todo ir de compras; es decir, sigo siendo una persona común y corriente con gustos, deseos y aspiraciones.

 

Pero me nace un interés genuino por compartir con todos ustedes lo que para mí es la riqueza en el siglo 21 y sobre todo aprender a diferenciar el hecho de tener dinero a ser rico. No son lo mismo, así el mundo trate por todos los medios de hacernos creer que lo son y de vendernos la cura para todos nuestros males a través de una tarjeta de crédito o peor aún, con la compra de algún vehículo especifico el cual nos da el status de ser “Ricos” o un reloj marca Rolex o Cartier, el cual a la hora de estirar nuestra mano para saludar a nuestro prójimo nos identificaría como un “Rico”.

Nada más falso que pensar que somos lo que tenemos, ya que la primera es una condición del ser y la segunda una consecuencia del hacer y el tener; lo cual crea una brecha enorme entre las dos y de eso les quiero escribir el día de hoy.

Don Gerardo vive en el campo hace 83 años, nació y se crió entre las montañas de Antioquia y toda su vida ha trabajado como agricultor. Siembra café, plátano, banano, yuca y demás alimentos que el campo le ofrece y que su habilidad heredada de sus antepasados le ha permitido dominar a tal punto que, como el mismo dice “nunca he aguantado hambre”.

A los 83 años todavía tiene bríos suficientes para agarrar un azadón y una pica, todavía se puede subir al hombro un bulto 3 rayas de 40 kilos y su aspecto sigue siendo el de un rozagante campesino alimentado con frijoles, sancocho y tragos (primer alimento del día en el campo, el cual equivale a 3 desayunos de la ciudad). Es una persona Humilde por principio, su reloj funciona perfectamente aunque por más que lo intente nunca logre ver si era un rolex, un tag o un Cassio y adicionalmente logré apreciar que usa un perfume de lo más sencillo y agradable.

Su sombrero en perfecto estado y con unas manchas propias de las arduas jornadas en los cafetales, deja ver el cuidado con el que trata las pocas cosas que posee y que con los años ha conservado. Mientras nos tomábamos un café hecho en leña y endulzado con agua de panela (Aguadulce le dicen ellos), su esposa doña Virgelina me ofrece almuerzo y por ser casi las 12 del día decidí aceptar este ofrecimiento sin saber lo que me esperaba.

Para el campesino la comida es el mayor símbolo de prosperidad, es por eso que el mercado lo compran por bultos y eso lo ves reflejado en su máxima expresión a la hora de comer. Este almuerzo más parecía un banquete romano de los años 50 D.C. que un simple almuerzo. Era un plato de frijoles tamaño XXL con coles, plátano, zanahoria y pedacitos de Garra de marrano, Y en otro plato XXXL había arroz, carne frita, tajadas, un huevo y un pedazo de yuca cocinada y por si fuera poco para rematar, me ha traído una taza de mazamorra con un pedazo de panela partido como postre.

Ese día aumenté 4 kilos de peso que al día de hoy nunca pude perder ya que me enamoré de la dieta de las montañas.

Al terminar el banquete don Gerardo se reclina en una mecedora y sintoniza una emisora montañera llamada “Ondas del Tonusco” en honor a un valle cercano y que recibe un hermoso rio que desemboca en el Cauca. Suena la música y en una expresión casi automática don Gerardo me dice lo siguiente mientras mira el paisaje que tiene al frente, “Mijo, esto es la verdadera riqueza” y luego me suelta ésta perla “Nunca he salido de Antioquia, lo más lejos que he llegado fue un día que me tuve que hacer unos exámenes y me tocó ir a Medellín”. Hasta el momento en que Salí de su casa nunca dejo de sonreír y de agradecer por su casa, su esposa y su salud, que para la edad que tenía me generaba toda la envidia del mundo. Me quedé pensando toda la noche que habíamos sido engañados por parte del nuevo siglo; nos habían hecho creer que ser rico era tener muchas cosas, ser famoso y no tener tiempo para nada.

El símbolo del éxito lo sacamos del corredor de bolsa de Wall Street el cual nos invita a correr tras el dinero de una forma frenética para lograr tener más y más cosas que a su vez nos esclavizan y nos llenan de limitaciones. El siglo 20 nos metió en la cabeza que había que tener carro, casa y finca de recreo, que teníamos que presumir de nuestros viajes a lugares exóticos y que debíamos ostentar ante nuestros amigos y familia toda nuestra riqueza a la hora de celebrar un matrimonio o cumpleaños. Nos obligó a adquirir tarjetas de crédito y créditos de consumo hasta para pagar el mercado, nos indujo a comprar cosas que no necesitábamos simplemente para competir con nuestro entorno y no quedarnos rezagados en términos sociales. La velocidad del capitalismo nos acorrala contra el consumo desbordado y nos impone el Iphone, El Mac, a Luis Vuitton, a Dolcce y Gabanna y a BMW y Mercedes Benz. Las redes sociales como Instagram y Facebook nos confunden a diario con esas vidas perfectas en sus páginas y con la cantidad de marcas que nos meten por los ojos cada vez que le damos una vuelta a estas aplicaciones.

El mundo está diseñado para que consumas mucho más de lo que necesitas, que te endeudes y que te conviertas en esclavo de tus posesiones materiales al punto de trabajar para pagarlas y en ese proceso perder lo más valioso, LA VIDA. ¿Qué es ser Rico en el siglo 21?, ESTAR VIVO es ser rico, tener la posibilidad de empezar de nuevo cada día y disfrutar de cada cosa que nos sucede, lo bueno y lo no tan bueno. Ser rico es vivir en plenitud como dice el gran Maestro Iván Mazo Mejía. Ser rico es necesitar poco, y lo poco que se necesita necesitarlo poco como decía San Francisco.

La riqueza es la capacidad de apreciar a Dios en lo simple, en lo cotidiano, en lo gratis, en lo invisible; riqueza es poder desarrollar la sensibilidad, la empatía, el propósito y el don del servicio; ser adinerado está bien, siempre y cuando ya seas rico, porque si te llenas de dinero sin ser rico primero, vas a cometer muchos errores que poco a poco se convertirán en tu propia cárcel, una cárcel de oro pero cárcel al fin de cuentas. Don Gerardo nunca sabrá que es rico y menos aún se sentirá pobre en función de los nuevos estereotipos de “riqueza”, ya que no usa ni Instagram, ni Facebook ni TikTok, El seguirá disfrutando sus frijoles con mazamorra, las tertulias con su esposa y amigos, la ida a misa los domingos y es probable que el día que le toque cambiar de sombrero le de mucha nostalgia porque ese artículo que lo acompañó durante muchos años hoy se va.

Su riqueza más grande es la sencillez con la que vive y con la que ve el mundo; las aspiraciones son maravillosas, pero la sabiduría es el arte de saborearse la vida y ahí está la verdadera riqueza.

 

Sígueme en Instagram @alejortiz para mas Información acerca de la riqueza, la abundancia, la prosperidad y la gratitud.

1 comentario en “¿Qué significa ser Rico?”

  1. Excelente Alejó comparto este pensamiento es más creó q en el fondo las personas no son verdaderamente felices, simplemente viven todo el tiempo de apariencias hasta con ellos mismos q es lo peor por q compran tantas cosas q ni siquiera saben para q??? Solamente lo hacen para demostrarle al vecino q ellos están por encima de los demás y en el fondo nadie absolutamente nadie disfrutá nada…. Es más para no ir tan lejos veo q en el grupo de trading todos todos están desesperados por lograr la rentabilidad pero creo q nadie disfrutá El proceso solo están pensando en hacer dinero dinero dinero de una forma mucho más rápida y personalmente creo q el dinero es como el amor entre más lo persigas más se alejara de ti… aunque ahora q lo medito no debí escribirte esto Alejó es más haz de cuenta q esto nunca ocurrió…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Blog De Alejo Ortiz

Scroll al inicio